...el hombre piensa sin pensar. Piensa como la lluvia que cae del cielo; piensa como las
olas que se desplazan en el mar; piensa como las estrellas que iluminan el cielo
nocturno, como la verde fronda que brota bajo el tibio viento primaveral. De hecho,
él mismo es la lluvia, el mar, las estrella, la fronda. 
Zen en el arte del tiro al blanco - Eugen Herrigel